martes, 18 de mayo de 2010

Sin efectos colaterales

Leer acá.

4 comentarios:

Santa Toronja! dijo...

Esto es terrible... si la gente está loca acá, no se notaa eehh...lo disimulan bastante bastante bien! jaja

saludos

Julián dijo...

No creo que sea cierto. En primer lugar, jamás un primer ministro declama su parte pudenda en función de alzar la vista al acampar en Punta Del Este o en arenas que sientes la pasión como yo tus venas, Teresa? En segundo lugar, jamás un primer ministro declama su pan ácimo en función de alzar la vista al acampar en Punta Del Este o en arenas que sientes la pasión como yo tus venas, Teresa? Pero igual merece una investida de libido. Pulsionemos!

El Mostro dijo...

Bienvenida Santa Toronja!

La locura acá es el pan nuestro de cada día, mejor no ahondar en el tema...

Besos.

El Mostro dijo...

Julián, en Mosterio no tenemos primer ministro ni presidente ni nada de esos cargos perimidos.

Saludo a usted muy atentamente,

Su Pestilencia Vesicular, Mostro Iº