martes, 5 de octubre de 2010

Una de amor IV

Abrí la puerta luego de luchar con las llaves (no estaba del todo sobrio) y entramos.
-Que arreglado está todo.
-Viene una señora los Jueves y algunos Martes.
-¡Guau, que biblioteca! ¿Los leiste todos? -preguntó.
-Claro.
Le llamó la atención mi revolving, heredado de una abuela,donde tenía más libros, fotos y adornos.
-¿Y quién es esta gente?
-Parientes y amigos.
-¿Cuál es tu mujer?
-Esta -dije señalando una foto enmarcada en madera oscura.
-¿Como era?
-Morocha de rulos, con ojos grandes...
-Eso puedo verlo por mi misma.  ¿Como era?
-Inteligente, buena, trabajadora.
-¿De que murió?
-Prefiero cambiar de tema.  ¿Querés tomar algo?
-¿Que tenés?
-Café, té, mate...
-¡Ja!
-Cerveza, vino, un par de licores, no soy un gran bebedor, a decir verdad.
-Bueno, un café y un licor me vendrían bien.
-Ya vuelvo, ponete cómoda.
-¿Donde está el baño?
Se lo señalé.  Mientras iba a la cocina, noté que se asomó al dormitorio.

Puse música, algo de Luisiana.  Hay buenos músicos negros que hacen Melanco, música de ex esclavos.  Ellos le llaman blues.  En el siglo XIX muchos
se pasaron desde Estados Unidos a nuestro lado.  No puedo culparlos.
Nos sentamos muy juntos en el sofá.  Bebimos el café y el licor, servido en copitas pequeñas.
Hablamos sobre el recital y sobre música en general.
Puso su mano en mi pierna y nos besamos suavemente.  Un hermoso beso.  Tomó mi mano izquierda y la guió hasta sus tetas.  Eran grandes y firmes.  Me empingué.


Continuará...

5 comentarios:

nilda dijo...

¿no la cagó con "me empingué"?: yo soy una purista (ud. me conoce) Yo pondria algo asi como "se me puso insualmente dura".
y además lo de lusiana muy bonito y ponete comoda un clàsico. Siga asi.
El tipo es un poco retro, y eso que yo soy vieja. Me parece que ser viejo no es ser patetico. Yo no pondria jamas "faso" entre comillas. Somos viejos chotos, pero no tanto como para poner "faso"entre comillas

Mariano dijo...

La historia viene bien
la fui leyendo "al revés" del último post hacia los anteriores y tiene una trama interesante, además de una voz del relator bien definida

Se espera la continuación
la palabra empingue no queda fuera de lugar, al contrario porque tampoco es una palabra demasiado grosera.

salutes

oh nikita dijo...

yo estoy a favor de la última frase, es más natural escribir lo que piensa uno (bué, el personaje) para sus adentros y no lo que dice educadamente...

Rino Cerontillo dijo...

Estoy enganchado a la historia, el ultimo párrafo me recordó a Bukowski. Grande Mostro... un placer

El Mostro dijo...

Gracias Rino. Si querés Bukowski, fijate en http://mosterio.blogspot.com/2010/05/james-tiberius-bukowski.html

Saludetes.